martes, 13 de junio de 2017

Prueba PLANEA será aplicada a tercero de secundaria


Toluca, México
Por tercer año consecutivo, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y la Secretaría de Educación Pública (SEP), en coordinación con las autoridades educativas locales, llevarán a cabo la aplicación del Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (PLANEA) Educación Básica 2017.

Esta evaluación se realizará el 14 y 15 de junio próximos y participarán más de 174 mil 700 alumnos de tercer grado de secundaria de 3 mil 794 planteles públicos y privados; ofrecerá información para la mejora de los procesos de enseñanza en los centros escolares, que servirá para informar a la sociedad sobre el estado que guarda la educación y aportará a las autoridades educativas información útil y relevante para mejorar la calidad de la misma.


En la prueba se evaluará el dominio de las áreas de Lenguaje y Comunicación (comprensión lectora), además de Matemáticas. Durante la aplicación habrá observadores externos, como padres de familia, líderes de la comunidad, empresarios y personas ajenas a la escuela, invitados por el director del plantel, quienes verificarán el cumplimiento de las normas establecidas. Los resultados se darán a conocer por el INEE y la SEP en noviembre de 2017.

“PRD” un partido de trabajo y resultados

“Empate técnico” entre MORENA y PRD en Valle de Chalco.


Fernando Ruíz Razo, Presidente del Partido “PRD” en Valle de Chalco Solidaridad, Estado de México ante la presencia del Presidente Municipal, Arq. Ramón Montalvo Hernández, de delegados, líderes e integrantes de cabildo, dio a conocer en rueda de prensa los resultados de la contienda electoral, donde la junta distrital Número 27 enmarco a los institutos políticos de la localidad de la siguiente manera: 5603 votos – PAN; 26 474 votos – PRI; 36 511 votos – PRD; 910 votos – PT y 36 590 votos para MORENA; incrementando con ello, la participación en cada una de las secciones electorales de Valle de Chalco.


En este llamado, el alcalde Ramón Montalvo Hernández, reconoció la labor de todos los actores políticos de este municipio, que en el marco de la democracia demostraron, participación, respeto y trabajo dentro de los diferentes institutos ideológicos. Además, subrayo que la comparativa entre lo que fue la elección del 2015 y la del 2017, curiosamente el mismo porcentaje del padrón electoral fue el que salió a votar en este año, donde el 46 y 47 por ciento de votantes, según la lista nominal en Valle de Chalco, fueron los que sufragaron su voto, tanto en el 2015 como en el 2017, siendo este un mérito de reconocimiento a la ciudadanía de esta localidad por participar en estos actos democráticos.
En lo que respecta al resultado final de esta contienda electoral, Montalvo Hernández, destacó que después del recuento votos que se hizo ante la presencia de los diferentes representantes de partidos, la diferencia fue de tan solo 79 votos, determinando un “empate técnico” entre el Movimiento Regeneración Nacional y el Partido de la Revolución Democrática “PRD” en Valle de Chalco.
“El PRD dio muestra de trabajo y resultados, estoy contento con los resultados de esta elección del 2017”, puntualizó.

miércoles, 7 de junio de 2017

Algo más que palabras


¡Repudio al dios dinero!

Aún no hemos aprendido a decir fuerte y grave, ¡no al Dios dinero!, ese que nos mueve a su antojo y capricho. Lo hemos endiosado tanto, que forma parte de nosotros como la única razón de vida, hasta el punto de que todo tiene un precio en este mundo de capitales, incluido el propio ser humano. Deberíamos haber aprendido de que hay cosas que el peculio no puede comprar. No tiene sentido ese apego a algo que nos destruye, máxime cuando hacemos un uso desfigurado del mismo, pues en lugar de contribuir a progresar, nos retrotrae a tiempos pretéritos de inútiles batallas, de hermanos contra hermanos, de familias contra familias. Pongamos como reflexión, el misterioso negocio de los mil artefactos, creciendo como jamás, mientras la ayuda destinada a la educación ha disminuido durante seis años consecutivos. En 2016 alcanzó sólo 12.000 millones de dólares, un 4% menos que en 2010, revela un estudio reciente de la UNESCO. Está visto que nos queda mucho por asimilar, ya que lo importante no es que los caminos se nos abran por nuestra riqueza, sino que hagamos el itinerario en función de nuestra entrega a los demás, y no en función de la fortuna.

Para desgracia de toda la humanidad, hace tiempo que el mundo ha dejado de educar a sus descendientes, a los que les hace aprender lenguajes diversos, pero no la verdadera expresión que nos humaniza, y que no es otra que el donarse. Ojalá que los sistemas educativos fuesen más corazón que ideas, más alma que contenidos, cuando menos para poder relacionarnos entre nosotros, más allá de las riquezas y la posición económica. Es tan profundo el endiosamiento de las finanzas, que somos una generación perdida, totalmente enclaustrada por el poder del patrimonio, sin apenas libertad alguna. Toca despertar y dar culto a la poesía. El dinero nos corrompe, nos vicia y envicia hacia horizontes verdaderamente sanguinarios. Hemos caído en el timo del Dios dinero. Ahora toca reponerse y tomar empuje hacia otro modo de ver las cosas. Para empezar, si en verdad queremos aprender a convivir en un mundo global, hay que despojarse de la codicia y ponernos todos en camino de ayudarnos, pues como ya en su tiempo decía el filósofo chino Confucio (551AC-478AC): "donde hay educación no hay distinción de clases".

En consecuencia, rechazo totalmente a los voceros que no hallan efectivo para educación, sanidad, u otros bienes y servicios básicos; y, sin embargo, lo encuentran para avivar contiendas, comercializar armas o invertir en las doctrinas del endiosado caballero don dinero. Subsiguientemente, de nada sirve que la economía global crezca, sino se redistribuye, definiendo metas, diseñando redes de protección social, para que cualquier iniciativa llevada a cabo, imprima un buen resultado. Téngase en cuenta, además, que por ese afán de voracidad de algunos ciudadanos; la tierra, la biodiversidad, los océanos, los bosques y otras formas de capital natural, se están agotando a un ritmo sin precedentes. Desde luego, que nos falta amor y nos sobran intereses. En ocasiones, somos tan ingenuos que pensamos que el bolsillo, por si solo, nos va a sacar de esta crisis de humanidad, obviando el amor que es, realmente, la verdadera fuerza del cambio. Sospechen, por tanto, de aquel que piensa que lo metálico puede hacerlo todo, cabe desconfiar de sus palabras, pues será capaz de hacer cualquier cosa por atesorar más dividendos para sí y los suyos.

Tras esta actitud egoísta, que suele rechazar toda ética-moral, difícilmente vamos a poder cooperar en la creación de una economía mundial más perdurable e inclusiva. Todo lo contrario, la igualdad de oportunidades varía de unos lugares a otros y, de igual modo, la distribución equitativa de la carga no pasa de ser un sueño imposible, ante los efectos destructivos de la corrupción. Quizás para salir de este espíritu de podredumbre, tengamos que pasar de los esquemas trazados y reinventarnos otra manera de vivir más humilde, menos poderosa  y más de servicio, porque los ilícitos explotan a los que no pueden defenderse y esclavizan. La mística española Santa Teresa de Jesús (1515-1582), lo tenía claro: "No me vendo, es el único lujo de los pobres". Este es un buen  y esplendoroso propósito. A pesar de ello, la trata de personas continua siendo uno de los negocios ilegales más lucrativos. Ya me gustaría, por ende, que borrásemos de nuestro espacio este mercado de compraventa de vidas humanas, que lo único que hacen es acrecentar una cadena viciosa de inhumanidades, que nos lleva a la perdición total.
               


Víctor Corcoba Herrero/ Escritor

lunes, 29 de mayo de 2017

Garantizada la paz social en elección del cuatro de junio


Garantía de Seguridad y paz social, durante elecciones del próximo cuatro de junio, así lo manifestó el Arquitecto Ramón Montalvo Hernández, presidente Municipal Constitucional de Valle de Chalco Solidaridad, al conjunto de líderes de organizaciones sociales, en las cuales se congregan ciudadanos con diversidad de ideología política, residentes en la localidad.

Representantes sociales, en reciente reunión con el jefe de gobierno vallechalquense, le hicieron notar su preocupación y temor de que pueda llegar a relajarse la paz social, durante el ejercicio electoral para designar gobernador del Estado de México, por el cúmulo de intereses de ciertos grupúsculos de sujetos que, sin medir consecuencias intentaran cometer algunos ilícitos, al detectar que su candidato no tiene la aceptación adecuada por parte del electorado.

“el tiempo y la participación en la lucha por lograr mejor medio de vida en que se ha involucrado el pueblo vallechalquense, ha fortalecido su madures política y social de forma responsable y suficiente para participar de carácter democrático en la designación de representantes de elección popular, como son legisladores, alcalde, y autoridades auxiliares, en este tiempo para gobernador del Estado de México.

Detalló, el ejecutivo Montalvo Hernández, que el pueblo vallechalquense es poseedor de excelente cultura política y social, responsable en sus decisiones, y deberes políticos, seguramente de forma pacífica el cuatro de junio a temprana hora acudirán a las urnas a depositar su voto a favor de su candidato que posteriormente gobernara el Estado de México.

Teniendo la certeza que durante el ejercicio democrático del cuatro de junio no se suscitarán actos de vandalismo, esto tomando en cuenta que los propios representantes de asociaciones políticas, aseguran han solicitado a sus militantes en edad de votar a contribuir ordenadamente durante el ejercicio electoral.

Destaco, el mandatario comunal, Ramón Montalvo, que, con el objetivo de garantizar, el cuatro de junio se lleve a buen puerto la contienda electoral, el total de la fuerza municipal policial, quedará en alerta, patrullando con frecuencia calles y avenidas del territorio vallechalquense, “tengo la certeza, mis vecinos mostraran su baluarte democrático”, enfatizó.

Urgente fortalecer el mercado interno y vigilar negociación del TLCAN para defender soberanía


Ciudad de México
Tras asegurar que el proceso de globalización será irreversible, el doctor Eduardo Rivadeneyra, advirtió que si el gobierno no modifica su comportamiento económico y sigue gastando como hasta ahora, México podría caer en una situación de crisis económica como la que enfrentó Grecia hace algunos años.

Como parte del Librofest Metropolitano 2017, que organizó la Universidad Autónoma Metropolitana en su unidad Azcapotzalco, el investigador presentó su libro “Neoliberalismo”, donde revisa las consecuencias de la implementación de este modelo económico en México.

El doctor Rivadeneyra explicó que durante este proceso el gobierno mexicano fue cediendo las empresas del Estado al capital privado y perdió control sobre áreas estratégicas y esta tendencia se ha mantenido hasta ahora.

Bajo esta perspectiva, identificó la falta de inversión interna y la baja producción de alimentos como dos de las más graves consecuencias que tuvo este proceso en México, pues ambas, dijo, colocan al país en condiciones de dependencia.

Aunque hizo notar que el modelo neoliberal no será fácilmente sustituible, consideró urgente que el Estado fortalezca el mercado interno y apoye a los productores nacionales.

El doctor Rivadeneyra llamó a vigilar la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), convocando a organizaciones que acompañen la negociación de modo que el campo mexicano no quede a su suerte como ocurrió durante la primer firma de dicho tratado.


Finalmente el politólogo afirmó que sí México no sabe cómo generar y mejorar su mercado interno mucha población se irá del lado del crimen organizado, por lo que urge fortalecer el estado de derecho, el combate a la corrupción y generar programas de desarrollo regionales.

Columna

Algo más que palabras

Conectar y cohesionar para custodiar

En un mundo globalizado como el actual, hay que transformar muchas cosas. Tal vez necesitemos inspirarnos con la palabra, establecer vínculos de unión a través de ella, ya sea fomentando el deporte, cultivando el arte o la ciencia, propiciando encuentros con la misma naturaleza de la que todos formamos parte. De aquí surge esa estética del intelecto, ese diálogo preciso para conectar y cohesionar ideas y sentimientos, lo que nos permite ser personas de acción permanente, siempre que uno sea dueño de sí mismo y se posea como tal. La libertad, en consecuencia, supone sentirse responsable de esa búsqueda por lo verídico. Quizás, por ello, la mayor parte de los seres humanos prefieran hallarse sumisos a un poder dominador, que suele dejarse encadenar el corazón por el dinero, en lugar de activar dicha potestad en servicio, en donación desinteresada hacia nuestros análogos. Sea como fuere, a estas alturas de nuestro caminar, hemos de tomar conciencia de que sólo quien auxilia con autenticidad sabe custodiar, o lo que es lo mismo, vigilar nuestras andanzas, nuestras pasiones y sentimientos, ya que unas serán constructoras, pero también otras serán destructivas. La cuestión, por tanto, está en el discernimiento, en la compasión y en el empeño que pongamos, para que fructifique el amor y no el odio, la luz y no las sombras, la clemencia y nunca la maldad.

En este sentido, y por estas fechas cada año, el Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio) se organiza alrededor de un tema y sirve para agrupar la atención en una cuestión particular apremiante. El tema de 2017, precisamente, se centra en la conexión de las personas con el medio ambiente, animándonos a que salgamos de nosotros mismos para adentrarnos en esa naturaleza, tan nuestra y tan de todos. Miles de millones de habitantes de zonas rurales en todo el mundo pasan su jornada diaria en convivencia con el campo y son plenamente conscientes de que dependen del suministro de agua natural y de que el cielo les provea de su modo de subsistencia gracias a la fertilidad del suelo. Estas personas son quienes sufren primero las amenazas que los ecosistemas afrontan, ya se trate de la contaminación, del cambio climático o de la sobreexplotación. También, otros moradores de las grandes urbes del mundo, sufren una gran profanación de lo originario que podría subsanarse, puesto que la mayor parte de esta situación irrespirable es ocasionada por el ser humano. Para desgracia de todos, no solemos apreciar lo que tenemos hasta que lo perdemos o empieza a escasear. Ahí está el valor de un aire limpio, la valía de un cauce transparente de agua, la cotización de un bosque protegido como fuente de energía y futura economía verde mundial, así como otros servicios de los ecosistemas, que abarcan desde la actividad de los insectos cuando polinizan los árboles frutales, hasta los beneficios psíquicos, para la salud o recreativos que aporta practicar senderismo.

Hoy sabemos que los océanos, bosques y suelos del planeta, actúan a modo de enormes reservas de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono y el metano; que los agricultores y pescadores aprovechan los recursos naturales de la superficie terrestre y submarina para suministrarnos alimentos; y que los científicos desarrollan medicamentos a partir del material genético derivado de la multitud de especies que componen la impresionante diversidad biológica de la Tierra. Pero de nada sirve esta sabiduría a juzgar por nuestras acciones. Está visto que necesitamos una mayor conexión entre todos. Sin embargo, los Estados Unidos de América ahora están reevaluando su política sobre el cambio climático y el Acuerdo de París y, por lo tanto, no han sido capaces de llegar a un consenso en la última cumbre del G7. De pena. Aún así, hemos de tener esperanza de que el Presidente, Donald Trump,  recapacite  y recuerde las palabras del Papa Francisco, en su última reunión en el Vaticano, donde la ecología y la paz han estado muy presentes a través de los regalos que se han intercambiado. Desde luego, hoy más que nunca es fundamental entroncar posiciones, en la medida en que todos generamos pequeños daños ecológicos, y si en verdad queremos custodiar nuestro hábitat, hemos de trabajar unidos, jamás divididos.

Los gobernantes han de saber, por mucho poder que aglutinen, que hay un unánime consenso científico a la hora de asegurar que nos hallamos ante un preocupante calentamiento del sistema climático. Ante estas circunstancias, resulta verdaderamente frustrante la falta de conciencia y de sentido común, por permanecer pasivos, ante los cambios de estilo de vida, de producción y de consumo, que han de llevarse a buen término sin más demora, teniendo en cuenta la globalidad del problema. Sin duda, hemos de ser más responsables todos, y el referente de los líderes, cuando menos debe ser más puente que muro, y ha de estar en mejor disposición a sacrificarlo todo por el bien colectivo, por la libertad de su pueblo. Dicho esto, no podemos dejar de reconocer la intolerancia de muchos dirigentes, que en vez de promover actitudes de respeto y diálogo constructivo, injertan sectarismos y venganzas. Olvidan que lo que nos une es el camino de la vida, nuestra propia naturaleza humana, sin traicionar la propia identidad de cada cual.

Para dolor de la humanidad, nos cohabitan verdaderos depredadores. De un tiempo a esta parte, es tan descarada nuestra actitud devastadora que miles de especies vegetales y animales ya no las podremos conocer más, ni podrán comunicarnos su propio abecedario inspirador. No tenemos misericordia. La inhumanidad nos ha degradado tanto, que apenas ni vertemos una lágrima por nadie, es la cultura de las piedras de unos contra otros, quienes nos están ganando la batalla productiva de nuestro deterioro como jamás. Lo cierto es que pensamos que lo sabemos todo; y, lo más importante, lo espiritual, apenas cuenta en nuestra existencia. El efecto de esta pérdida, es que nada nos mueve a ser solo una familia humana. Todo se ha devaluado, hasta el extremo de vivir en territorios en los que nadie considera a nadie; y, lo que es aún peor, no respondemos a la llamada de la naturaleza, como poetas en guardia que hemos de ser y convivir.

Tampoco el deber de colaborar con los demás parece interesarnos, ni la degradación social parece importarnos. Egoístamente, cada día son más los que buscan su guarida ecológica, su playa azul, su monte verde, privatizando espacios que debieran ser públicos. El mundo de los privilegiados continua siendo excluyente, enviando a polígonos menos cuidados y visibles, a los marginados de la sociedad.  A pesar de estos desordenes contra nuestra específica custodia natural, quiero creer que nunca es tarde para rectificar, aunque a poco que reflexionemos, nos damos cuenta de que somos una generación alocada, que se defrauda así misma, superando la realidad al universo creativo.

Este año, el Día Mundial del Medio Ambiente es una ocasión ideal para salir y disfrutar de la silvestre poética que nos circunda. Puede que las autoridades responsables de la gestión de los parques en algunos países sigan el ejemplo del Canadá y eliminen o reduzcan el precio de la entrada el día 5 de junio o durante un período más largo. Ojalá que lo hagan. Y con la naturaleza de cerca, la humanidad en su conjunto, sueñe con ese otro mundo posible, en el que todo era poesía, música y silencio, soledad y compañía. Este es el anhelo del soñador que suscribe.


Víctor Corcoba Herrero/ Escritor

Revista Digital "Ecos de los Estados". Mayo 2017